Legrand
Tweet
Logo Legrand
HOME La vejez desde una nueva mirada

La vejez desde una nueva mirada

Legrand

Así como las personas nos preparamos para afrontar otras etapas de la vida, tales como estudiar, trabajar o ser padres, de la misma manera debiéramos entender el envejecimiento como un periodo más de nuestro desarrollo. Disfrutar de este tiempo con la experiencia que dan los años y las capacidades de adaptación que se han ido potenciando, debiese ser la mirada indispensable para vivirlo y, por supuesto, enfatizar el autocuidado.

Dos millones de chilenos y chilenas tienen actualmente más de 64 años. Esta cifra muy pronto se duplicará y una de cada cuatro personas en nuestro país será adulto mayor al 2025. Es decir, se trata de un porcentaje bastante importante de la población que, necesariamente, deberá impactar en las políticas sociales, en el diseño de las ciudades y en la visión que tienen el resto de las generaciones de esta etapa de la vida. Chile avanza hacia convertirse en una nación más inclusiva y esto incluye el tema etario.

Además, es fundamental como los propios adultos mayores perciben este periodo y para el cual, como en todo, hay que prepararse. Porque nunca está demás decirlo: la vejez es inevitable. Y aunque a los 20 años se vea muy lejana, más temprano que tarde esta llegará.

Seguir activo

Se debe apostar por un envejecimiento saludable y en ello incidirá cómo hayamos enfrentado los años previos. No podemos olvidar tampoco que contar con amigos y compartir nos hace a cualquier edad más optimistas y felices; también trabajar y participar en organizaciones es positivo para el cuerpo y la mente. De acuerdo al Censo 2017, el veintiún por ciento de los adultos mayores en nuestro país declara trabajar e, incluso, más de mil siguen laborando pese a tener un siglo de vida.

La vejez, dicen los expertos, debe ser abordada como una parte más del desarrollo del ser humano, no su declive. Con varias décadas sobrellevando múltiples experiencias, se han creado capacidades sicológicas para afrontar las dificultades. Ya las personas mayores han descubierto que el dinero no es lo fundamental, y pueden potenciar su desarrollo espiritual y creencias religiosas, las que favorecen y equilibran al ser humano.

Pero también este periodo implica la posibilidad de perder autonomía, por razones físicas o mentales; se debe aceptar la partida de los hijos, y la muerte de parejas y amigos. O sea, una serie de duelos para los cuales nunca se está demasiado preparado. A ello se suman las enfermedades crónicas que -a menudo- complican la existencia. La mayoría de los adultos mayores tiene varias, las que contribuyen a su fragilidad.

Es por ello, que en 2015 nuestro país comenzó a sentar las bases del Sistema Nacional de Apoyo y Cuidados, iniciativa en la que diferentes sectores colaboran. Con ese objetivo de aportar a soluciones integrales, Legrand Chile -a través de NEAT- dispone de soluciones tecnológicas enfocadas en la Atención Centrada en la Persona (ACP). Nuestra línea de productos Internal System, permite mejorar la gestión residencial y aportar un modelo de provisión de medicina cuya finalidad es "cuidar para vivir".

La clave, entonces, es potenciar las capacidades de los adultos mayores en este periodo de su vida.

Ver ediciones anteriores

 

Síguenos en nuestras redes sociales