Legrand
Tweet
Logo Legrand
HOME Mirada al mundo eléctrico

Diego Morata, Director del CEGA, Universidad de Chile

Geotermia, potencial energético sin explotar

Legrand

En septiembre se inauguró Cerro Pabellón, la primera planta geotérmica en Chile y Sudamérica. Con una capacidad de 48 MW, podrá generar electricidad suficiente para abastecer 165 mil hogares y evitar la emisión anual de más de 166.000 toneladas de CO2.

Su apertura es razón suficiente para conversar con el Doctor en Geología, Diego Morata, Director del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes (CEGA), dependiente de la Universidad de Chile. La institución -con siete años de existencia- tiene la difícil misión de hacer de la energía geotérmica un recurso sostenible, amigable con el medio ambiente y económicamente competitivo.


Terceros en el mundo

Chile es una de las regiones con mayor actividad volcánica del planeta, lo que supone un alto potencial para producir geotermia. Sin embargo, es la energía renovable no convencional menos conocida y usada. Lo curioso es que el experto comenta que fuimos el tercer país en el mundo en iniciar exploraciones -en 1917, en la II Región-, y ya se hablaba en ese momento que el potencial del Tatio era mayor que el existente en Italia, nación precursora en este ámbito. En la década de los sesenta se retoma el tema, cuando el Estado crea la Comisión Geotérmica, pero luego se abandona nuevamente el proyecto.

En los años noventa y producto de los acuerdos con Argentina se comienza a traer gas natural a precios bajísimos desde el país trasandino, pero en 2006 se corta todo suministro por conflictos internos en esa nación. Allí se hace patente la inseguridad energética de Chile: no tiene petróleo, ni gas, ni carbón de buena calidad y la sequía hace muy vulnerable la hidroelectricidad.

Un par de años antes, agrega Diego Morata, se había promulgado la Ley Geotérmica abriendo a los privados las concesiones para su exploración o explotación. Pero no se contempló algo esencial, afirma: "el riesgo minero". Explica que se requieren entre dos a tres años de exploraciones geológicas y puede que al momento de hacer el pozo exploratorio, se concluya que no es el lugar adecuado. En esos años, cuenta, se entregaron muchas concesiones, porque "pensaban que esto era Arabia Saudita, que donde pinchabas ibas a encontrar", y no ocurrió así. Por eso, afirma en otros países ese riesgo lo asume el Estado.

Lo sucedido provocó un desinterés generalizado con el agregado que para hacer las perforaciones se requieren grandes inversiones. Finalmente, comenta que Enel se arriesgó solo porque tiene "espaldas financieras" y quería impulsar la geotermia, puesto que ya dispone de plantas eólicas y solares.

Seguridad energética

Además de su potencial y de ser autóctona, la energía de la tierra dispone de un beneficio esencial frente a las otras renovables. Se trata de su seguridad en el suministro, sin intermitencias por sequía, falta de luz o de viento. Sin embargo, cuesta hacerla competitiva por su alta inversión inicial y por el bajo precio actual de la energía.

Hoy nuestra matriz energética está carbonizada por un tema de costos, afirma Morata resaltando que si se cobrase un impuesto verde por emisión de gases invernaderos, "a lo mejor el carbón, no saldría tan barato". Pero la clave, enfatiza, radica en que "contar con una matriz diversificada es un tema de seguridad del Estado". Remarca que Chile requiere desarrollar fuentes energéticas locales, limpias, confiables y de largo plazo. Por ello, impulsar la geotermia es un desafío urgente.

Cambiando la vida

Pero la geotermia no solo se puede ocupar para generar electricidad, su uso directo para calefaccionar invernaderos o barrios completos alrededor del planeta es mucho más extendido de lo que se piensa.

Afirma el experto que en Paris ya hay más de doscientas mil viviendas conectadas a este sistema, y en Alemania también existe una red en marcha, En Chile, comenta, terminaría con la contaminación atmosférica en Temuco o Coyhaique. "Se podría ocupar como método de calefacción en todo el sur de Chile o utilizarla para secar la leña", precisa. A su vez, explica que la tecnología de la bomba de calor está más que comprobada en el mundo para uso directo.

Por lo pronto, ya existen en nuestro país proyectos funcionando con esta energía como las torres del Parque Titanium en Las Condes; el Hospital de Talca o el colegio VoipirÑanculen en Villarrica, entre los más emblemáticos. Asimismo, recientemente el centro de distribución de Laboratorio Chile incorporó geotermia. Estepermitirá a la empresa reducir en 100 toneladas las emisiones de carbono y alcanzó ahorros energéticos de un 30%, en el primer año de funcionamiento.

El mismo CEGA desarrolla un invernadero en Puerto Aysén para cultivos, en un centro penitenciario para reos de baja peligrosidad. "Quedará funcionando este año y dará mejor vida a esas personas", comenta el entrevistado. Asimismo, el centro impulsa otros proyectos.

Finalmente, Diego Morata concluye que para que el país logre cumplir su meta de contar con un 70% de energía renovable al 2050 necesitaráde la geotermia.

Ver ediciones anteriores

 

Síguenos en nuestras redes sociales