Legrand
Tweet
Logo Legrand
HOME Gobierno generadoras eléctricas

Compromiso para descarbonizar matriz energética de Chile

Legrand

El Ministerio de Energía y las principales generadoras eléctricas del país acordaron en enero de este año, que no iniciarán nuevos proyectos a carbón, a menos que dispongan de sistemas de captura y almacenamiento o tecnologías equivalentes. De esta manera, se dio un primer e importante paso para descarbonizar la matriz energética en Chile.

Hoy el 40 por ciento de la energía eléctrica en el país se produce con carbón, por lo cual este acuerdo resulta muy relevante. Más aún si, recientemente, una de las generadoras firmantes ya anunció el cierre de dos de sus unidades que forman parte de la Central Termoeléctrica Tocopilla, las que producen 170 MW.

Al respecto, la ministra de Energía, Susana Jiménez valoró la decisión de la compañía, "porque va en línea con la energía limpia y la reducción de emisiones que impulsamos como Gobierno".

Junto con el compromiso de no construir nuevas centrales se establecerá un cronograma y las condiciones para el cese programado y gradual de la operación de las actuales centrales a carbón que no tengan sistemas de captura y almacenamiento de carbono u otros semejantes. Y como estas tecnologías son muy caras, es evidente que partió la descarbonización, porque las energías renovables resultan hoy mucho más competitivas.

En la declaración conjunta del Ministerio y las generadoras, destacan que producto de la importante reducción de costos y masificación de tecnologías verdes, "la industria de generación eléctrica visualiza un futuro crecientemente renovable, donde la generación termoeléctrica dejará de ser la principal fuente de energía, y será junto con la hidroelectricidad, otras tecnologías renovables y el almacenamiento, el complemento de la generación variable solar fotovoltaica y eólica en momentos de ausencia de luz solar o viento".

Reduciendo emisiones

El Acuerdo de París para mantener el calentamiento global bajo los 2 grados fue ratificado por Chile el año pasado. Bajo ese marco, el país se comprometió a emitir un 30 por ciento menos de emisiones contaminantes para el 2030 por unidad del PIB. El cierre de las termoeléctricas de carbón, será fundamental para cumplir porque este combustible es el que más co2 emite. También será muy positivo para quienes habitan en las zonas de sacrificio, en que se han convertido algunas comunas del país expuestas a altos grados de contaminación y degradación del aire y del agua.

El cierre será programado. El compromiso entre Gobierno y generadoras considera crear un grupo de trabajo para estudiar los aspectos tecnológicos, ambientales, sociales, económicos, de seguridad y de suficiencia de cada planta y del sistema eléctrico en su conjunto, en el marco de los objetivos de la Política Energética que contempla el fin de las centrales a carbón para 2050.

Los expertos proyectan que a mediados de siglo, un 75 u 80% de la electricidad en Chile provendrá de fuentes hidráulicas, solares y eólicas. Asimismo, han señalado que el fin del carbón ya se inició "porque quedó fuera del mercado".

Ver ediciones anteriores

 

Síguenos en nuestras redes sociales