Legrand
Tweet
Logo Legrand
HOME Red 5G: La revolución que viene

Red 5G: La revolución que viene

Legrand

En diciembre pasado, empresas del área junto a la Subsecretaría de Telecomunicaciones, presentaron las primeras pruebas de red 5G en Chile bajo ambiente real. Un primer paso hacia la profunda revolución tecnológica que se avecina.

Una completa transformación de cómo hoy se realizan muchas tareas es lo que se viene con la 5G en los próximos años. Esta red revolucionará prácticamente todo nuestro quehacer diario; será el soporte para el Internet de las Cosas y los sistemas de inteligencia artificial, pero también modificará profundamente la forma en que nos comunicamos, trabajamos, accedemos a la saludy hasta estudiamos. Suena a futuro, pero está a la vuelta de la esquina.

Para comenzar a difundir este gran cambio es que se realizaron las primeras demostraciones en nuestro país. En la ocasión, el subsecretario de Telecomunicaciones, Rodrigo Ramírez, señaló que esa tecnología, "va a ser la oportunidad de terminar la brecha digital", y para lograrlo se está consolidando una alianza público-privada, indicó.

¿Qué es la 5G?

Manejar el televisor desde el teléfono, descargar una película en un par de segundos, tener asistentes robóticos en casa y tratar enfermedades solo con apps pronto será una realidad. Y de ello, se encargará la 5G, red que entregará el soporte para que los artefactos del hogar puedan estar conectados entre sí sin fallar, intercambiando información y pudiendo ser manipulados a distancia con aplicaciones que harán muy sencillo este proceso.

Pero no solo se tratará del hogar o la futura ciudad inteligentes sino de la instantánea conexión con lo que queramos. En concreto, ¿Qué es la 5G?

Lo primero es saber que no es 4G más 1. Hasta ahora, la diferencia entre la 1G y las siguientes versiones ha sido una mayor capacidad de transmisión al terminal, o sea el acceso a un mayor flujo de datos o ancho de banda. Ahora se trata de un rediseño de la red de telecomunicaciones, que abarca todas las tecnologías.

Su velocidad de descarga sería de 10 gigabits por segundo, 10 veces más rápida que la 4G; y su latencia -la demora con la que se transmite la información- bajaría de entre 30 a 50 milisegundos actuales, a uno o dos.

Pero eso es solo el principio. Sus enormes capacidades para comunicarse y procesar información así como dar servicios a medida, permitirán reinventar los grandes sectores de actividades, como educación y transporte, entre otros, y comenzar a entenderlos de una manera diferente.

La red 5G hará la vida de nuestros dispositivos más fácil. Con la nueva latencia su tiempo de reacción a distancia es menor. Y podrá tratarse de un vehículo de conducción autónoma, una videoconferencia o un robot que realice una intervención quirúrgica comandada de lejos por un cirujano. También permitirá acceder fácilmente a nuevas aplicaciones como realidad virtual, videojuegos de realidad aumentada y video streaming 4K.

Asimismo, facilitará entregar servicios más personalizados a la medida de las necesidades y con características ultradensas. Esto es, permitirá atender una mayor capacidad de comunicación por unidad de superficie. Es decir, en un estadio con cien mil espectadores todos podrían simultáneamente enviar un video en alta definición porque la red no se resentirá.

Los desafíos

La 5G todavía no se encuentra operativa y se espera que hacia el 2020 esté partiendo. El desafío no es menor y deberá ir de la mano de otro gran pilar tecnológico, como es la inteligencia artificial. Esta comenzará a estar disponible en más que celulares y asistentes del hogar.

Eso sí el nuevo volumen de tráfico que vinculará a miles de millones de dispositivos y la gran cantidad de terminales conectados no podría operar con los actuales niveles de gasto. Serán necesarias batería con mayor vida y reducir enormemente el consumo energético para que el sistema funcione.

Ver ediciones anteriores

 

Síguenos en nuestras redes sociales