Legrand
Tweet
Logo Legrand
HOME Fibra óptica: el desafío de mantener conectado a Chile

Fibra óptica: el desafío de mantener conectado a Chile

Legrand

Ya lo hemos visto innumerables veces en un país tan largo como el nuestro. Ante incendios, aluviones, terremotos y cualquier otra catástrofe, se corta la fibra óptica (si la hay) y la zona queda aislada y sin posibilidad de conexión  durante días hasta que se repone, dificultando la coordinación y comunicación ante la emergencia. Pero ese no es un destino inevitable.

Un mapa con el trazado de la fibra óptica de que dispone el país, acaba de ser elaborado por NIcLabs de la Universidad de Chile para la Subsecretaria de Telecomunicaciones (Subtel). Esta información sistematizada permite conocer las áreas deficientes en conectividad en el país, así como cuáles solo cuentan con un tendido o dónde -pese a haber más de uno- todos los cables pasan por el mismo lugar, haciendo el sistema más frágil en las emergencias. Aportará, además, para una mejor planificación y ejecución de nuevos proyectos.

La fibra óptica hoy es la infraestructura base empleada en redes de datos y telecomunicaciones, pero como pertenece a distintos proveedores no se disponía - hasta ahora- de información centralizada al respecto. Por esta razón, NicLabs  catastró la infraestructura aérea crítica, no incluyendo la enterrada ni la submarina.

A la Chilena

Como dice con humor el director del proyecto, José Miguel Piquer, la metodología usada fue “a la chilena”. Un ingeniero recorrió miles de kilómetros durante meses: “todos los caminos pavimentados documentando si había postación, si había fibra y cuántos tendidos había, y georreferenciando la información”.

De esa manera, se dispone de una herramienta que permite conocer cuánto cuesta conectar zonas aisladas, cuántas líneas hay en cada sector y qué comunas están deficientes, entre otros.

Piquer plantea que la conexión cubre casi el cien por ciento de la población, porque prácticamente “todos pueden llegar caminando a un lugar donde conectarse. Esa cifra es bastante buena, las que no lo son tanto, son cuántos tienen en su casa fibra óptica y cuántas comunas disponen de ella”. Expresa que, al menos, todas las capitales regionales y provinciales tienen fibra y acceso razonables: “el tema es que baja muy rápido cuando te alejas de la ruta 5 y de los caminos principales”.

Este titánico trabajo permitió determinar que de 346 comunas del país,  “251 reciben fibra óptica al centro de la comuna (73%)”.  Asimismo, Niclabs indica que no puede asegurar que todos esos tendidos estén interconectados, aunque si afirma que 179 lo están, “lo que abarca aproximadamente un 75% de la población”.

Diseño país

Se  descubrió, asimismo, que la fibra óptica se ha tendido buscando minimizar costos: “toda va por la ruta 5. Por ello, ante una emergencia quedan zonas aisladas”. A la par de lo anterior, está muy descuidada y solo parece ser revisada cuando se corta.

José Miguel Piquer explica que esto ocurre, porque “nunca la hemos visto como una infraestructura crítica. En la medida que se la considera como un servicio privado no crítico para la sociedad, pueden pasar todos los tendidos por el mismo puente y estar descuidada porque no era grave”.

Sin embargo, comenta que le plantearon a la Subtel la necesidad de concebirla como infraestructura crítica, “construida con un diseño de país, para que este reciba la mejor cobertura”. Añade que esta nueva visión, implica cambios legislativos y también de mentalidad para que “los trazados sean definidos y no se tire la fibra por donde se quiera”.

El objetivo es disponer de una red resiliente y tolerante a fallas. Es decir, que no se caiga ni deje de funcionar en emergencias: “La idea es que no se quede nadie sin internet porque se cayó un puente, porque hay fibras que pasan por otros caminos que permitirán conectar esa zona de Chile. Eso es lo que queremos lograr”, concluye.

Ver ediciones anteriores

 

Síguenos en nuestras redes sociales